receta de corbatas en miel guatemaltecos

Receta de Corbatas en miel guatemaltecos

Las Corbatas en miel guatemaltecos son un plato tan popular como los tamalitos de elote gautemaltecos; comidas típicas del Departamento de Santa rosa. ¿A quién no le gustan los dulces? Las corbata en miel guatemaltecos son unas de esas recetas deliciosas y fáciles de preparar.

Como ya observas, la miel es el ingrediente que le da el toque especial a esta receta; puedes preparar estas corbatas en miel guatemaltecos; en cualquier momento del día; aquí te dejo la receta y su preparación, ¿Te atreves?

¿Cómo preparar las corbatas en miel guatemaltecos?

Aún cuando sepas poco de cocina y recetas, las corbatas en miel guatemaltecos las puede hacer cualquiera; te tomará menos de treinta minutos; y sus ingredientes son pocos.

corbatas en miel guatemaltecos
Corbatas en miel

Ingredientes

  • 750 gramos de harina.
  • Aceite vegetal (lo que consideres suficiente para freir)
  • Un huevo grande
  • 240 ml de agua

Pasos para preparar corbatas en miel guatemaltecos

Corbatas en miel guatemaltecos
  • Vamos a buscar un bol, para preparar la masa para las corbatas en miel guatemaltecos; allí vertemos el agua, es recomendable que esté un poco tibia para que la masa tenga buena consistencia; seguidamente agregamos toda la harina y el huevo.
  • El siguiente paso será separar la masa en pedazos, todos en forma de «bolita», coloca todas las bolitas en una bandeja y dejas en reposo por unos treinta minutos.
  • Una vez que se hayan cumplido los treinta minutos, en una mesa limpia, dejaremos una ligera capa de harina de trigo; y colocamos la porción de masa y con la ayuda de un «rodillo» o algún objeto similar, le daremos forma alargada a cada masa, como si estuviéramos dando forma a una corbata.
  • Cuando hayas estirado la porción de masa, hacemos un pequeño corte, de tal forma que obtengamos dos puntas; estas puntas las doblaremos, llevándolas al centro; para emular el nudo de corbata. Repetimos este paso con todas las porciones de masa.
  • Finalmente, en una «olla» con bastante fondo, vertemos aceite y dejamos calentar; pasados unos minutos, freímos cada «corbata» que no exceda el minuto para evitar que se queme. Retiramos y bañamos con miel al gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x