María Isabel, es un ejemplo de hija

Los cuidados de una hija para su padre

Para un hijo es una alegría y bendición contar con sus padres con vida. Pero, en algunos casos como María Isabel Orellana, solo tiene a su papá con vida y hace unas semanas sufrió un accidente en la ruta.

Por ahora no cuenta con un trabajo estable, para contar con el dinero para medicina y exámenes María se dedica a vender frijol de Ipala  y verduras.

María tiene su familia, tiene a su esposo y a sus hijos que le brindan la motivación necesaria para lograr día a día un ingreso para poder ayudar a su padre accidentado.

“Mi padre tiene 69 años y debido a su accidente, está en recuperación, pero, a su edad se lleva mas tiempo en sanar las heridas”. Agregó María Isabel Orellana.

Su papá se llama Elder orellana, tiene 69 años de edad. Los trabajos realizaban era trabajo de construcción y chapuces que la gente le solicitaba. Es conocido en la Santo Tomás de Castilla.

Durante toda su recuperación, el señor Elder Orellana no podrá trabajar por un tiempo. Por eso ahora el se encuentra en la casa de su hija.

María vende de manera ambulante y también se coloca con su venta en la entrada del Hospital Japón Guatemala. El lugar en donde instala su venta, los vecinos que le cedieron el lugar sin pagar nada.

“Soy una mujer de fe y en Dios confió que podremos salir adelante. Mi papá necesita todo el apoyo que pueda brindarle para verlo sano de su clavícula.” Agregó María Isabel Orellana

Para las personas que tengan la voluntad de apoyar en la recuperación o brindarle un trabajo al señor Elder cuando este recuperado. Pueden comunicarse al número: 3655 – 8837